¿Cambiará nuestra forma de comunicarnos algún día?

  • 0

¿Cambiará nuestra forma de comunicarnos algún día?

Ocurren  cosas  interesantes cuando nos comunicamos.

El emisor del mensaje crea una imagen en su espacio  mental “llamémoslo cabeza” que convierte en palabras, lo que dicha imagen evoca. Y el Receptor, hace lo contrario, traduce esas palabras a una imagen mental de su “cosecha personal”.

Si la imagen del emisor y el receptor coinciden; se establece un buen comienzo para la comunicación que, no es garantía de éxito, porque luego influyen otros factores que más adelante se detallan, pero es un comienzo. Sin embargo, si las imágenes de ambos no coinciden… ya emerge desde el inicio un desencuentro. Que no es ni malo mi bueno, es, existe y por tanto tiene su lugar.

Ahora que… menudos privilegios hemos concedido a nuestra  “cabeza”.  !Ha sido la más beneficiada de lo esencial de toda la educación recibida¡ Hemos “musculado” “disciplinado” y “afinado” ese espacio para que hacerlo eficaz, productivo y rápido.

Sin embargo  ¿qué ha ocurrido con nuestro corazón, nuestra vida afectiva y nuestra vida interior? ¿Han recibido la misma atención y educación?
La comprensión intelectual, en muchos casos es “bárbara” , en cambio, la emocional ha sido poco o nada alentada; y aún más, en ocasiones, abiertamente desalentada.

Desde pequeños y generación tras generación, hemos aprendido muchas palabras.  Hablamos del desarrollo de un enunciado en matemáticas, de una ley física, explicamos qué le ocurre a nuestro cuerpo con determinadas sustancias químicas, qué técnica deportiva es más eficaz…etc.  Pero… ¿ A qué edad hemos aprendido palabras que describan nuestra vida interior; palabras que nos ayuden a reconocer, aceptar,  gestionar y vivir nuestras emociones en lugar de anularlas, negarlas u obviarlas?
Darnos cuenta de porqué y para qué aparecen es una invitación para que las aceptemos como parte de nuestra naturaleza humana. Ellas son y seguirán siendo energía pura en movimiento que necesitamos SI o SI para una vida completa.

Al fin y al cabo, lo vivido genera y crea experiencias, imágenes, sensaciones, sentimientos, pensamientos y creencias que, son las que dejamos almacenadas en el inconsciente y afloran a través de las palabras que escuchamos en el otro o en el exterior e influyen en la comunicación.

Al crecer nos hemos ido separando de nuestros sentimientos y necesidades para estar a la escucha de las de nuestros padres, educadores, hermanos, tíos, primos, vecinos, amigos,… etcétera. Hemos callado lo que sentimos, y por tanto “narcotizado” nuestro lenguaje emocional. Esto influye a la hora de hacernos entender o entender al otro.

Como seres humanos, hemos puesto un gran esfuerzo por sobrevivir en todas las áreas en las que nos desarrollamos (relaciones, familia, casa, profesión, imagen, salud, dinero,…) reservando el último lugar, para la más vital y la que en el fondo más anhelamos : habitar consciente y en paz en uno mismo 

Ir al  encuentro de forma consciente de lo que sentimos, es prestar atención a nuestra vida interior. Vivir bajo una escala emocional consciente y con un lenguaje emocional totalmente responsable, es posible. Se puede aprender y ya se usa un lenguaje nuevo, compasivo, que nace alineando mente, corazón y acción.  Un lenguaje que, observa sin evaluar, ni juzgar, ni criticar. Un lenguaje, que acepta lo que siente y, se responsabiliza de cómo satisfacerlo. Un lenguaje. que pide en lugar de exigir. En definitiva: Un Nuevo Lenguaje de Vida*

Soy optimista que cambiará nuestra comunicación, aunque a veces pueda dudarlo, pues reconozco que, a mi también me cuesta, pero las semillas hay que plantarlas. De hecho ya están presentes en muchos países. La habilidad de establecer una comunicación emocional consciente es una sencilla técnica de 4 pasos que aporta bajo mi marco de referencia estos 3 grandes Beneficios: 

  1. Crea relaciones humanas satisfactorias y auténticas
  2. Nos hace libres
  3. Nos responsabiliza de nuestra propia felicidad

Marshall B. Rosenberg llama a este proceso “Comunicación No Violenta (CNV)”, yo hablo de ella como comunicación emocional consciente y que incluyo como proceso en mi  Taller Diálogo Consciente y Escucha Activa con acompañamiento de mentoring al final de la formación.

*Marshall B. Rosenmber, doctor en psicología clínica, un hombre de paz reconocido en todo el mundo y fundador del Centro para La Comunicación No Violenta. Fundador de esta metodología ya presente en escuelas de +30 paises. Recomiendo con gran entusiasmo la lectura de su libro Nonviolent Communication. A language of Compassion. Traducido al castellano con el título de Comunicación No violenta. Un nuevo lenguaje de vida.


Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.