¿Qué pasó en la Universidad Rey Juan Carlos?

  • 0

¿Qué pasó en la Universidad Rey Juan Carlos?

A las 9:30am (15 Nov 2018) van entrando universitarios/as que cursan el Grado en Marketing de la Universidad Rey Juan Carlos y alumnos/as de institutos madrileños al 9º Seminario Internacional de Innovación en Marketing (celebrado durante la Semana de la Ciencia 2018) que con gran expectación se espera cada año, y es organizado por Rocío Samino García, Docente e Investigadora del Departamento de Economía de la Empresa y Responsable del Seminario y Lourdes Rivero Gutiérrez, Docente e Investigadora del Departamento de Economía de la Empresa, Responsable del Seminario y Vicecoordinadora del Título de Grado en Marketing.

2 ponencias en la Semana de la Ciencia de la Universidad Rey Juan Carlos:

  1. Aprender a trabajar en equipo desde los valores y de forma eficaz facilitada por Carmen Crespo – Fundadora ADN Coaching
  2. Cómo hacer una comunicación eficaz en ventas por Jean-Luc-Acchiardi- Business Development Chez Toschi

Trabajar en equipo: fácil o difícil

La estructura del auditorio, la disposición de las butacas “no lo digo como queja, solo como observación” me permitió resaltar que, el trabajo en equipo requiere de una infraestructura diferente a la allí planteada. Por ejemplo, la posibilidad de verse y escucharse todos a la vez, mirarse a los ojos; así como un espacio con pocos obstáculos ayuda a una fluida interacción de ideas y participantes. Aprender haciendo (80% práctica/ 20% teoría).

No obstante, tomé ventaja de ese contexto para iniciar y exponer que cuando trabajamos en equipo, por regla general, no suelen existir condiciones ideales. Actuar de forma resolutiva, creativa y con entusiasmo son actitudes clave cuando algo NO cumple nuestras expectativas.

Compartí con ellos, bajo mi opinión y experiencia, 3 claves para desarrollar un buen equipo de trabajo:

  • Metodología
  • Valores
  • Liderazgo

Nos centramos en los puntos 1 y 2; Trabajo (Metodología) y Equipo (Valores). Como ellos fueron los protagonistas del encuentro, deseaba saber cuáles habían sido sus experiencias, a qué retos se enfrentaron, cómo lo solucionaron “si lo hicieron”, qué aprendieron y qué dudas tenían al respecto.

Un rápido resumen de los retos que compartieron son:

  • Parloteo innecesario y hablar de cosas no relacionadas con el tema
  • Lluvia de ideas o ausencia de ellas
  • Nos vamos sin resolver nada, ni llegar a acuerdos
  • No sabemos bien cuando nos reunimos por donde empezar, qué hacer, quien lo hace y cuando
  • A veces, alguien quiere mandar más. Hay algunos que participan poco
  • Se forman grupos dentro del grupo
  • Tardamos en tomar una decisión
  • Hace falta alguna estructura que apoye al equipo

Haciendo eco a sus desafíos, nuestro objetivo se centró en ayudarles a  avanzar desde donde se encontraban; en lugar de transmitir un montón de teoría sobre equipos exitosos y eficaces (¡teoría que ya tienen en internet!).

Vivir una nueva experiencia

El juego y la práctica es una forma de transmitir y fue lo que utilizamos.

Convertimos el auditorio en un espacio con 10 equipos (formados por 8/9 personas) iban a vivir una nueva experiencia
¡Cómo trabajar en equipo de forma eficaz y desde los valores!

Primer equipo formado por mis 2 compañeros-coaches sistémicos y de valores Javier Santabárbara y Ainoa Azpillaga para acompañar, apoyar y facilitar todo el proceso. Todo un plus y mayor aprendizaje para todos. De hecho este escrito recoge los detalles que ellos observaron durante el proceso.

Para satisfacer uno de sus retos:Falta alguna estructura que apoye al equipo” les invitamos a poner en práctica, los roles de la metodología de Reuniones Delegadas de la Escuela de Coaching Sistémico de Alain Cardon (facilitador, empujador, timekeeper, y co-coach).

Esto dijeron al terminar: “La metodología experimentada es muy útil para nuestros grupos de trabajo en los estudios”.

Para el reto de conseguir que todos tengan “voz y voto”, descubran sus fortalezas innatas, lo que aporta cada uno, en qué es único, qué hacen muy bien y cómo quiere contribuir al buen funcionamiento del equipo;  les invitamos a jugar al Juego de los Valores de Simon Dolan. Cuyo primer paso era detectar sus 5 valores innatos, y luego elegir 1 valor con el cual desean apoyar al equipo y determinar qué 3 acciones van a realizar.

Esto dijeron al terminar: “Los valores que sirven individualmente son muy distintos a los valores que se aportan al grupo ”.

Mientras jugaban…¡ésto pasaba!

Fue inspirador ver cómo se organizaban, dónde se ubicaron, cómo y quien iniciaba el juego, las interrelaciones entre ellos, y entre grupos, la forma en que integraban la teoría con los objetivos, quiénes finalizaban y la estrategia que usaron, etc ¡Estaban poniendo sus diferencias en recursos para la acción!

A pesar del desorden por el movimiento de casi 100 personas en el auditorio con esas sillas bien clavadas en el suelo; se organizaron muy eficazmente, con gran respeto y ateniéndose a los tiempos marcados en la dinámica.

Una participante expresó: “El juego me permitió tomar conciencia de mis fortalezas, cómo ser y actuar con mayor autenticidad y de qué manera puedo, a nivel individual, contribuir mejor al equipo”. Total, ¡casi nada!

La práctica en equipos a través de las reuniones delegadas les ayudó a escucharse mejor, reflexionar sobre los valores, despejar alguna duda sobre el liderazgo, aclarar la diferencia entre tener autoridad y ser autoritario, etc.

Por sus comentarios, se dieron cuenta de una forma nueva de estudiar trabajando juntos; un camino para comenzar a liderarse a sí mismos,  a través de unos valores, que les empodera y les hace visibles y valiosos ante ellos y los demás.  Ya que, al hacer esa toma de conciencia, deciden desde qué actitud, o intención actuar ante un equipo y/o ante la vida.

Lo Mágico de Trabajar con Varios equipos a la vez

Lo mágico de trabajar con varios equipos, al tiempo, es la oportunidad de observar lo que acontece desde una Meta-posición Sistémica.  Vemos desde lo local a lo global y permite detectar hábitos y actitudes potenciales de cambio en un grupo de personas que de otra forma pasarían desapercibidas o serían difícilmente detectables. Conocer esto es tener “a mano” posibles soluciones globales a problemas locales.

Practicando la Meta-Posición-Sistémica

  1. Diferentes interpretaciones y atención ante un mismo mensaje.
  2. Equipos más maduros que otros. Destacaban equipos con habilidades Resolutivas y Creativas.
  3. Equipos con Facilidad para aportar, explicar, idear, aclarar. Otros con menos facilidad para establecer la acción.
  4. Hay equipos que terminaron antes. Que nos lleva a formularnos diversas preguntas.
  5. Ante dudas ¿cómo aclaran puntos confusos los equipos? Algunos grupos resuelven entre ellos, otros cuando surgían diversidad de opiniones buscaban ayuda de fuera para aclararlo.
  6. ¿Qué buscan los participantes? Unos buscan consenso, otros participación, y otros van a resolver rápido.
  7. ¿Cuál es el comportamiento ante unas directrices determinadas? Unos siguen las reglas, otros establecen las propias. Por ejemplo: un grupo no asignó los roles, al inicio, porque decían que no se conocían y que no podían saber quién iba a hacer mejor cada rol. Al final de la dinámica, han debatido sobre qué rol habían ejercido cada uno de ellos.
  8. ¿Los equipos cuando empiezan a formarse? ¿Será verdad ese refrán “Dios los cría y ellos se juntan”? un 30% se agruparon por sexos. Las chicas de forma ordenada siguiendo indicaciones de la facilitadora llegaron al plan de acción. Los chicos, interpretaron primero entre todos las reglas y de una manera aparentemente desordenada, también llegaron a los tres objetivos previstos.

Para concluir: lo mejor y lo peor

Lo mejor: Los profesores, actuaron como observadores; delegaron la responsabilidad en los alumnos facilitando el desarrollo de un alto grado de autonomía y aprendizaje vivencial.
Lo mejorable: Ningún grupo dejó constancia, por iniciativa propia y por escrito, los valores y las acciones a las que llegaron (función de empujador/anotador de decisiones).

Reflexiones de la autora

Una experiencia de este tipo me indica lo imprescindible que es apoyar al profesorado en su labor e introducir en la educación materias prácticas que apoyen el desarrollo en habilidades de comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, etc de cada estudiante.

Una hora y media dio lo que dio y personalmente estamos todos muy contentos del resultado. Lo ideal es que estas iniciativas, se dieran ya desde secundaria pasando por la universidad. El parche de darlas en las empresas y las escuelas de negocio es eso un parche. Lo que se aprende en edades más tempranas queda bien grabado y es formar una buena base humana.

Una lectura para empresas: Si “lo mejorable” se hubiera detectado en una empresa, podríamos imaginar que tiene situaciones donde hay retrasos en entrega de mercancía, pedidos, informes (por una ausencia de toma de decisiones claras); se han incrementado por ello las quejas de los clientes…. Los empleados tienen sobre carga de trabajo, pasan más horas o la empresa ha tenido que contratar más personal. El clima laboral es desordenado, hay estrés en el personal etc. etc. etc.

Para finalizar, lo que siempre descubro cuando trabajo en equipo es que hay que poner el piloto automático de “estar en un aprendizaje continuo”. El equipo, no siempre es el mismo cada vez que se reúne. Lo forman personas con sus cambios de humor, preocupaciones, intereses, inquietudes etc. Llevar esta premisa, personalmente y por experiencia me ha permitido disfrutar de cada equipo,  aprender un poco más de mi misma y respetar al otro.

Si en tu universidad, empresa u organización quiere equipos que evolucionen trabajando juntos y generar mejores resultados económicos, llámame.

Trabajar en equipo es un proceso en constante evolución.

!Gracias por llegar hasta aquí¡


Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.